el suelo

El suelo es la base para la vida junto con el Sol. En catalán, además, las dos palabras se escriben igual: Sol i sòl. Las plantas iniciaron el proceso de fotosíntesis que nos alimenta al resto de seres vivos en su mayoría. Desde hace 10.000 años hemos sabido domesticarlo para alimentarnos a través de la agricultura. Y desde todas las civilizaciones hemos sabido aprovecharlo y ha sido el fruto de poder y de conquista. El vino para el ejército romano dibujó nuestro mediterráneo, los cereales, los riegos, los caminos, los puentes, los bosques, los prados,… todo eso ha dibujado el paisaje y ha convivido con nosotros.

El siglo XX ha sido el protagonista de los grandes cambios. El suelo es un producto, se compra, se vende, se agota, se asfalta,… y en algunos cultivos ya ni se utiliza. Los mal llamados “avances” en particular: la agricultura industrial, ha ido de la mano de la hiperubanización. Las ciudades de occidente se permiten hacer desaparecer bajo asfalto las tierras fértiles de las que se habían alimentado históricamente ya que ahora pueden hacerlo a través del neocolonialismo del sur. (eso que también llamamos UE, FMI o BM).

El suelo desaparece como tal para convertirse en la base de la economía frenética: el capitalismo de nuestros días. Éste que recién reformamos gracias al letargo de la sociedad actual y que ahora vuelve a renacer de la mano de los estados: incluidos en muchos casos ayuntamientos y concejales en su último eslabón. Todos, de una forma o de otra, trabajan para salvar al sistema, porque aún creen el modelo ciegamente o por intereses personales. En pleno siglo XXI volvemos a pensar en urbanizar.

Sólo una visión por satélite (o un ortofotomapa, un avance, éste sí!), nos enseña que el camino ha sido y es erróneo. Un ejemplo sencillo: Los terrenos en los que se sitúa YAMAHA, (ahora -abril 2011- en proceso de cierre) eran espacios agrarios riquísimos para el Vallés (Cataluña). Ahora Yamaha, después de generar beneficios, deja a 400 personas en la calle y un suelo ya irrecuperable para otros usos. No ha reinvertido ni en mano de obra ni en el territorio que la acogió (un suelo casi regalado por la Generalitat de Pujol). A partir de casos como éste, en global unidos han producido la CRISIS actual, es necesario que empecemos a hablar de “justicia social/ambiental/económica distributiva”. Es por eso que, al no encontrarla, las señales de alarma se unen a la precariedad de las familias y de las ciudades que son testigos y afectados de los costes de este proceso en el que hoy nos paramos a debatir.

Familias deshauciadas, equipamientos insuficientes, presupuestos públicos recortados,…: la ciudad y sus ciudadanas sabemos que esto NO FUNCIONA. Un aliento de esperanza: esas ciudadanas ahora ya disponen de herramientas para cambiar de rumbo. ¿Lo haremos?

Acerca de Raquel Jiménez

Mi vida creció en un huerto y en un pueblo humilde. Hija de obreros inmigrantes. Testigo de la lucha política de base que ellos hicieron. Gracias a ellos heredo unos estudios, una experiencia, escucho, leo, opino, aprendo,... me atrevo. Y escribo: para que me lean y para que me enriquezcan. La vida está llena de logros y sueños por construir, derechos por defender y por recuperar. Enamorada de las letras de Manuel Delgado, de los dibujos de Miguel Brieva, de la buena música, de la biodiversidad y la eficiencia, de las redes de intercambio de conocimientos. Emprendí un camino de vuelta a los huertos rebeldes. Porque desde ahí se ve lo que a la ciudad le falta. Sirva este blog de homenaje, dignificación, reconocimiento y punto de encuentro. Estáis invitadas. BIENVENIDAS.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s