Justicia (*) distributiva (*ambiental, social, económica)

Gracias a Josepa Bru en su libro “Medio Ambiente: poder y espectáculo” de la editorial Icaria y de varios autores de economía ambiental, conocemos en la práctica que es esto de la justicia ambiental distributiva. Ya sea también social y económica: no olvidemos que “ambiental” las lleva intrínsecas.

Vale para esta definición: justicia ambiental/social/económica distributiva:  “Globalmente la mejora padecida en un proceso es capaz de justificar el traslado de cargas ambientales de unos individuos a otros y de unos territorios a otros, siempre que alguna parte salga ganando tanto como para compensar, en positivo, el balance global”.

Este aspecto, al igual que las estadísticas, puede embrutecer la realidad. Dado que actualmente, los beneficios se privatizan y los costes se socializan. Por lo que cuando analizamos cualquier proyecto, hemos de investigar (salir del despacho) y establecer medidas para  que esta “repartición” se haga efectiva. Esa ganancia tiene que compensar real y directamente las pérdidas (las personas y territorios) y no hacerlo sólo en cifras ni en medias.

Como podemos leer un ejemplo en nuestro territorio y en la actualidad:

En la Llagosta (Vallés Oriental): pueblo de 3,03km2, con el 60% ocupado por infraestructuras viarias, ha sido afectado además por las obras del AVE: con unas 21Ha afectadas. El pueblo posee una Renta Familiar Disponible Bruta de las más bajas de Cataluña (en el 2002 era de 9000€/año y se situaba en el 6º puesto por la cola). Pero, en cambio, este mismo municipio ha permitido que toda la Región Metropolitana de Barcelona esté hiperconectada: favoreciendo el engranaje de producción y transporte del sistema económico, generando grandes beneficios a muchas de las empresas que ahora se miden en el IBEX-35.

Actualmente, los costes de este proceso son: gran circulación diaria de vehículos por el Corredor del Besós (C-33- autopista Barcelona-Mataró-, C-17 -autovia de l’Ametlla-), la población en paro es del 20%, existe déficit de equipamientos, hay contacto directo entre la zona residencial y la industrial sin zona de amortiguación y hay falta de zonas verdes (7 m2/persona frente a los 10m2 recomendados por la OMS). El único punto a favor: la población está bien conectada con la capital (Barcelona).

Ante esto, municipios como el del ejemplo deberían ser compensados por su situación, aunque algunos planes urbanísticos la califican de estratégica para el sector económico, la situación ambiental y social es negativa.  Se trata de municipios en los que se deben aplicar lógicas urbanísticas, políticas sociales y ambientales muy específicas y diferentes a las actuales. Una moratoria urbanística respecto al desarrollo de nuevo suelo es urgente para determinadas áreas de la periferia de Barcelona. En lo que respecta a las necesidades internas, se debería invertir en políticas como las que la Ley de Barrios proponía en esencia: fortalecer el tejido asociativo, movilizar los pisos vacíos para alquiler joven y los locales comerciales para asociaciones y comercio local e incluso para los equipamientos necesarios (tenemos el ejemplo de Hospitalet de Llobregat y Barcelona, ciudades densas que están ofreciendo servicios públicos en bajos comerciales).

En la actual situación de avance de los recortes sociales, este blog apoya el manifiesto NI UN PAS ENRERE, en el que se declara la necesidad de recuperar a las personas como eje central de las políticas: a más crisis, tiene que haber más políticas sociales. Y además, de forma urgente y prioritaria, deberíamos habilitar zonas excluidas de este tipo de reformas de “austeridad”, principalmente, por ejemplo en Cataluña, los 10 municipios a la cola en RFDB: Badia, Santa Coloma de Gramenet, St. Adrià del Besòs, Sta. M. de Montbui, Vilanova del Camí, la Llagosta, Viladecans, Sant Boi, Constantí i Canovelles.

Es necesario, en conclusión: trabajar el territorio más allá de los mapas, integrando todas las disciplinas posibles: no sólo arquitectos e ingenieros, sino también: trabajadores sociales, antropólogos, sociólogos, ambientólogos, profesionales en salud ambiental y la población afectada. Teniendo en cuenta a la vez: que no hay beneficio económico si no lo hay social o ambiental, y que, si existen pérdidas, éstas sean mínimas y compensadas. Es hora también de elaborar de nuevo los Planes urbanísticos municipales de muchos municipios y, esta vez sí, con nuevas fórmulas, porque EL CAMBIO ES NECESARIO.

Acerca de Raquel Jiménez

Mi vida creció en un huerto y en un pueblo humilde. Hija de obreros inmigrantes. Testigo de la lucha política de base que ellos hicieron. Gracias a ellos heredo unos estudios, una experiencia, escucho, leo, opino, aprendo,... me atrevo. Y escribo: para que me lean y para que me enriquezcan. La vida está llena de logros y sueños por construir, derechos por defender y por recuperar. Enamorada de las letras de Manuel Delgado, de los dibujos de Miguel Brieva, de la buena música, de la biodiversidad y la eficiencia, de las redes de intercambio de conocimientos. Emprendí un camino de vuelta a los huertos rebeldes. Porque desde ahí se ve lo que a la ciudad le falta. Sirva este blog de homenaje, dignificación, reconocimiento y punto de encuentro. Estáis invitadas. BIENVENIDAS.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s